NUEVA PÁGINA WEB

Ya puedes visitar nuestra nueva web
www.fotoclubdenia.com

sábado, 6 de abril de 2013

Añoranza de lo de ayer





Muchas veces te paras a pensar y te das cuenta que puede ser que lo de ayer fue mejor que lo tenemos ahora, creo que hoy por hoy tenemos demasiado. Por ejemplo, ya hay tantos fotógrafos que es difícil que te conozcan o poder valorarte como tal, ahora hay muchas cámaras, muchas fotos...

Antes, sólo habían poco de todo, pero...¿mejor?. Esta vieja Canon AE-1 P la compré hace tiempo por ebay, era un capricho tener una cámara del año en que nací (1981) y de las analógicas que tengo es la que más uso y más me gusta.

5 comentarios:

Santi Barroso dijo...

Yo opino que las cámaras y los objetivos de hoy en día son mucho mejores que los de ayer. Técnicamente lo son. Además de sus varias ventajas, los captores actuales tiene mayor resolución. Me atrevería a decir que en algunos aspectos compiten con cámaras de 6x4.5 al menos. Y además son más exigentes con las ópticas por sus características y por lo fácil de hacer un zoom al 100%. Por esto los objetivos se han visto forzados a evolucionar y mejorar todo lo posible.

Otra cosa son los tiempos, la lentitud de ayer y la rapidez de hoy. Antes una cámara o un objetivo tenían tiempo de devenir en mito. Y los materiales, hoy no son peores, al contrario. Pero antes transmitían más solidez: eran más sólidos y densos... por necesidad (o nos íbamos al plástico malo de antaño). Hoy las cámaras se sustituyen más rápidamente, son objetos de deseo consumista (y yo no me escapo de esto).

Por psicología añoramos lo de ayer. Por ser de esta generación (de la de Pepe a la tuya), nuestro concepto básico de cámara SLR de 35mm, eso que dibujariamos rápido si nos lo preguntaran, es una como la que has puesto. Si preguntaramos a alguien de 130 años, quizá nos dibujaba una cámara de placas... Dentro de otros 130 quizá un iPhone9, jajaja.

Yo de lo digital no me bajo ya. Calidad, rapidez, fácil de comprobar si está bien, versatilidad... Sólo lo haría por pura pasión y añoranza y si el tiempo, escasísimo hoy, lo permite. Sí que hecho de menos algunas cosas, pero no la calidad. Hecho de menos un poco "tocar", "palpar", tener contacto con el rollo, con la película, con el papel, mojarme las manos con el revelador, el objetivo al enfocar. Esas cosas sí. Y tomarme mi tiempo para hacer una foto, con tranquilidad y luego al revelar. Quizá para la jubilación...
Lo de tomarme tiempo ahora lo dejo a los objetivos fijos y el trípode que acabo de estrenar.

Eso sí, coincido con lo del exceso de fotógrafos. Me alegra que la fotografía se haya democratizado tanto y extendido, así como su difusión. Pero te deja con un sabor a ser nadie y a estar rodeado de una inmensidad inacabable. Antes teníamos a Cartier-Bresson. Ahora nos es que no tengamos a Cartier-Bresson... es que tenemos a 1000! (y otros 2000 que simplemente lo pretenden)... Y luego los filtros automáticos tipo instagram, para que todo quede como si la foto fuera buena y el fotógrafo cualquiera un artista consumado y con ideas.

Bueno, a disfrutar todos apretador el disparador y de toda la fotografía que tenemos al abasto. Para mi es un placer.

Antonio Pérez dijo...

Estoy de acuerdo contigo Santi, el material de hoy es un poco más endeble, pero con más calidad.
Lo que es indudable es que lo digital no tiene marcha atrás, la rapidez y, como tú dices, ver lo que estoy haciendo si está bien o mal, no tiene precio.
Los que nos hemos criado entre luces rojas, rollos recargables de blanco y negro, cuartos oscuros, peleas con la esposa por los olores de los líquidos, diapositivas, etc. etc, añoramos un poco ese mundo, pero hay que poner los pies en la tierra y reconocer que lo digital no tiene comparación.
Cuando aún me quedaban carretes, me gustaba salir con mi 6x6, fotómetro y trípode al hombro, con un rollo de doce fotos y disfrutar cada toma, pero hoy ya no me veo con toda esa carga. Lo que si es verdad es que los que provenimos de ese mundo seleccionamos mucho mas la foto que vamos a hacer y no disparamos por disparar.

Un saludo Antonio.

Alfredo dijo...

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?
La nostalgia nos hace derramar alguna lágrima cuando recordamos el pasado, pero en realidad no añoramos los hechos físicos sino los sentimientos. Cuando Santi habla de los líquidos, las cubetas y la luz roja en realidad no echa de menos esos objetos, sino lo que sentía entonces, sobre todo ilusión. Eso nos pasa a todos. Yo no añoro los años sesenta (trabajaba como un loco por 1.500 pts. al mes), pero si las sensaciones porque todo era futuro e ilusión. Tenía 20 años.
Seguro que con el paso del tiempo, este blog será motivo de alguna lágrima nostálgica.
Aunque es cierto que los objetos que nos gustan y nos han gustado tienen cierta erótica. La cámara Canon de la primera foto es magnífica y objeto de deseo, que no de uso. Estamos muy bien ahora con todo lo nuevo, aunque la inmediatez nos agobia de tal modo que cuando uno entra en este blog quisiera una entrada nueva, una nueva noticia, una nueva foto o fotos y así nos pasa con todo. Las películas por ejemplo ¿que duran en cartel? Una semana ya es un éxito. La ansiedad por todo lo nuevo nos exprime.
Para no extenderme demasiado, retomaremos este asunto en una próxima reunión.
Un abrazo a todos.
Alfredo.
Por cierto ¿enfoque manual o automático? Ja, ja.

Paco Serra dijo...

Vaya explicativa tenéis!!!. Creo que estoy de acuerdo con todos vosotros... pero tener esta cámara entre los dedos y acariciarla...uffff

PEKE dijo...

Pues yo no estoy del todo con vosotros, por que antes me gustaban las de 20 y aun siguen gustando las de 20. Per que sera.

Saludos a todos.